Las principales diferencias entre las Sociedades Anónimas y Limitadas bajo la nueva Ley de sociedades de capital

Son relativamente frecuentes las consultas de noveles empresarios y otros ya bien establecidos que desean llevar a cabo cualquier negocio jurídico o desarrollar una actividad económica o profesional a través de una de las figuras societarias que nos brinda el ordenamiento jurídico, una vez descartada la posibilidad de constituirse como persona física. Y resulta especialmente relevante las dudas que se suscitan acerca de cual es el tipo de sociedad que mas le conviene en base a sus características, nivel de inversión, numero de socios, entre otras cuestiones.

La falta de conocimientos en la materia, en particular, de las diferentes figuras societarias que ofrece nuestro Derecho Mercantil como vehículo a través del cual establecer una actividad económica o realizar un negocio jurídico, así como específicamente sus rasgos fundamentales, nos lleva a elaborar esta publicación que intenta traer algo se luz en la materia.

Se prescinde en esta publicación de considerar rasgos fundamentales de otras formas de asociación mercantil, esencialmente personalistas, como pudieran ser la Sociedad Colectiva, Sociedad Comanditaria Simple y Sociedad Comanditaria por Acciones, las cuales a pesar de presentar un interesante abolengo histórico han caído prácticamente en desuso por la, en principio, ilimitada y solidaria responsabilidad de los socios frente a las deudas sociales.

Dicho lo anterior, el presente artículo tiene por finalidad poner de relieve los principales rasgos diferenciadores entre la Sociedad Anónima y la Sociedad Limitada contemplada en la nueva Ley de Sociedades de Capital, con objeto de poder valorar, llegado el caso, cuál de estas dos figuras societarias resulta más adecuadaa nuestro caso concreto.

La sociedad anónima

Su regulación legal pone de relieve que resulta el prototipo de sociedad capitalista, concebida para cubrir las necesidades de las grandes entidades de nuestro país o transfronterizas.

Prueba de ello es que nuestro ordenamiento jurídico las somete a mayores requisitos formales en su constitución y obliga a determinadas actividades, como las agencias de valores, las entidades financieras, las gestoras de fondos de pensiones, y las concesionarias de obras públicas, entre otras, a adoptar obligatoriamente la forma de Sociedad Anónima.

Ventajas respecto de la Sociedad Limitada

En las Sociedades Anónimas se permite que sus accionistas transmitar libre e ilimitadamente las acciones de que sean titulares.

Se faculta a estas sociedades para obtener financiación por medio de la promoción pública de suscripción de acciones, emitir acciones cotizadas en los mercados de valores oficial y secundario y a la emisión de valores de renta fija como puedan ser las obligaciones.

Se compensa el mayor nivel de capital necesario para su constitución, 60.000 euros con la posibilidad de diferir el desembolso efectivo de las acciones por parte de los accionistas. Puede obtenerse más información sobre la constitución sucesiva en nuestro informe.

La sociedad limitada

Este vehículo asociativo está pensado para pequeños o medios negocios cuyo nivel de partícipes sea limitado y estableciéndose un régimen legal cercano en algunos aspectos a las sociedades personalistas y por el cual se limita la libertad de transmisión de las participaciones sociales por la especial vinculación que existe entre el partícipe-socio con la sociedad y resto de socios.

Ventajas con respecto a la Sociedad Anónima

La normativa establece un amplio margen para que sus partícipes, en el acto constitutivo o posteriormente, mediante un cambio de los Estatutos, puedan regular, dentro de la libertad de pactos consagrada en el Código Civil, ciertas materias con absoluta libertad derogando expresamente con ello el régimen legal que para las sociedades anóminas resulta preceptivo.

Se pone de relieve que sobre la sociedad limitada recaen menores requisitos formales, no sólo de consittución, sino además durante la vigencia de las misma, lo que implica soportar mayores costes por estos motivos ya que el capital social es muy inferior, suponiendo menores aranceles notariales y registrales su constitución; no resulta preceptiva la intervención de peritos para valorar el precio de aportaciones no dinerarias; los Estatutos Sociales pueden sustituir o suprimir los requisitos de publicidad preceptiva para las sociedades anónimas; y se posibilita una mayor duración, incluso indefinida, en el ejercicio de los órganos de administración, sin necesidad de su reelección, reduciendo por tanto los costas periódicos notariales y registrales.

Consideraciones adicionales

Procedimiento de fundación

Las sociedades anónimas pueden constituirse en un solo acto, por convenio entre los fundadores o en forma sucesiva por suscripción pública, tema ya tratado en nuestro informe del mes de Agosto de 2011, lo que posibilita que los fundadores comercialicen con la colaboración de mediadores los títulos y pueda alcanzarse por ello mayor dimensión. En cambio para las sociedades limitadas la constitución se lleva a cabo en un solo acto y a él deben concurrir todos los partícipes.

Capital Social

El capital social mínimo para las sociedades anóminas debe alcanzar los 60.000 euros pudiendo ser parcialmente (25%) desembolsada en el acto de su fundación en virtud de la Ley de Sociedades de Capital, siendo esta cifra de 3.000 euros para las sociedades limitadas, si bien, desembolsada íntegramente en este acto.

Representación del capital

Las participaciones sociales en la sociedad de responsabilidad limitada y las acciones en la sociedad anónima son partes alícuotas indivisibles y acumulables del capital social que otorgan a su titular legítimo la condición de partícipe o socio y le atribuyen los derechos reconocidos en esta ley y en las disposiciones estatutarias.

En la sociedad de responsabilidad limitada, el capital, que estará dividido en participaciones sociales, se integrará por las aportaciones de todos los socios, y, como hemos comentado, no podrá ser inferior a tres mil euros.

En la sociedad anónima el capital, que estará dividido en acciones, se integrará por las aportaciones de todos los socios, no podrá ser inferior a sesenta mil euros, teniendo el carácter de valores mobiliarios./p>

Transmisibilidad y disponibilidad negocial sobre las propias acciones o participaciones

Debemos diferenciar entre transmitir las acciones o participaciones sociales por actos inter vivos o mortis causa.

Las acciones por actos inter vivos pueden transmitirse libremente, salvo que los Estatutos establezcan limitaciones a la libre transmisibilidad que en cualquier caso deberán ser de carácter extraordinario.

En las sociedades limitades existen limitaciones legales para su transmisión, dado el carácter personal que prima en estas sociedades. Sin perjuicio que puedan existir disposiciones estatutarias que faciliten la transmisión de las participaciones, será nula la cláusula estatutaria que haga prácticamente libre su transmisión. En cualquier caso las transmisiones deberán constar en documento público.

Por actos mortis causa las acciones podrán transmitirse libremente en virtud de la voluntad del testador salvo que los Estatutos así lo prevean expresamente. En cambio en las sociedades limitadas y sin perjuicio que la disposición testamentaria confiera al heredero o legatario la condición de socio, podrán establecerse estatutariamente un derecho de adquisición preferente a favor de los socios sobrevivientes a cambio de satisfacer al heredero/legatario el valor razonable de las participaciones sociales a fecha de fallecimiento del testador.


Puede obtener más acerca de los siguientes temas de interés:


Edición: Abril 2012
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados