La excedencia

Regulación

Esta opción del trabajador se encuentra parcamente regulada en el Estatuto de los Trabajadores el cual determina en su artículo 46 que la excedencia podrá ser voluntaria o forzosa.

La excedencia voluntaria por tanto viene determinada por la propia iniciativa del trabajador quien con las condiciones que después se expondrán pone en conocimiento de su empleador el deseo a acogerse a excedencia.

Por contraposición, la excedencia forzosa viene motivada por circunstancias o situaciones del empleado que dificultarían el normal desempeño de su trabajo, como pueda ser, haber sido elegido democráticamente para cargo público.

Debemos advertir que además de la regulación contenida en el Estatuto de los Trabajadores, algunos convenios colectivos regulan las causas de solicitud y concesión del periodo de excedencia.

Solicitud

La excedencia, habitualmente, voluntaria es siempre solicitada a instancia del trabajador, no puede ser sugerida ni propuesta ni mucho menos impuesta unilateralmente por la empresa o empleador como medida para “deshacerse” de distintos empleados.

Ni que decir tiene que ésta puede denegar la excedencia dando fundados motivos sin que sea posible el mero rechazo sin una justificación razonable que pueda redundar en un perjuicio para el derecho al trabajador.

La forzosa, que dará derecho a la conservación del puesto y al cómputo de la antigüedad de su vigencia, se concederá por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo. El reingreso deberá ser solicitado dentro del mes siguiente al cese en el cargo público.

Causas y requisitos

Además de los casos que serán analizados seguidamente podemos insistir en la necesidad de contar con una formación profesional continua para atender e innovar en los cada vez más exigentes mercados y poder optar por puestos de gran responsabilidad que, en la mayoría de los casos, sólo las empresas importantes demandan.

Por este motivo, una de las causas más habituales, dentro de lo habitual que pueda resultar esta situación, es precisamente la formación o actualización, cursando estudios, tanto universitarios como post-universitarios.

Por tanto, ejercicio de cargo público, cuidado de hijos y familiares son algunos supuestos habilitantes para la solicitud de excedencia por parte del trabajador que vamos a tratar a continuación.

Duración

Los trabajadores tendrán derecho a un período de excedencia de duración no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo, tanto naturalez como adoptivos, o en los supuestos de acogimiento, tanto permanente como preadoptivo, aunque éstos sean provisionales, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa.

También tendrán derecho a un período de excedencia, de duración no superior a dos años, salvo que se establezca una duración mayor por negociación colectiva, los trabajadores para atender al cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo, y no desempeñe actividad retribuida.

La excedencia contemplada cuyo período de duración podrá disfrutarse de forma fraccionada, constituye un derecho individual de los trabajadores. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

Cuando un nuevo sujeto causante diera derecho a un nuevo período de excedencia, el inicio de la misma dará fin al que, en su caso, se viniera disfrutando.

El período en que el trabajador permanezca en situación de excedencia conforme a lo establecido en este artículo será computable a efectos de antigüedad y el trabajador tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por el empresario, especialmente con ocasión de su reincorporación. Durante el primer año tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo.

Transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

No obstante, cuando el trabajador forme parte de una familia que tenga reconocida oficialmente la condición de familia numerosa, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de 15 meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general, y hasta un máximo de 18 meses si se trata de categoría especial.

Asimismo podrán solicitar su paso a la situación de excedencia en la empresa los trabajadores que ejerzan funciones sindicales de ámbito provincial o superior mientras dure el ejercicio de su cargo representativo.

Concesión

Deberá ser expresamente acordada por el empleador poniéndole en conocimiento del empleado mediante notificación a tal efecto.

En esta concesión se acordará el periodo de excedencia y, por supuesto, las circunstancias que dan derecho a la misma.

El supuesto contrario, en caso de denegación, por implicar efectos negativos para el empleador fundados en causas razonables, supondría un deber de motivación adicional que por supuesto puede ser debatido ante los órganos administrativos y jurisdiccionales del Orden Social correspondientes.

Consecuencias

El trabajador al que la empresa o empleador le conceda la excedencia causará baja en la empresa, cesando los derechos de retribución durante el tiempo que dure la excedencia.

Del mismo modo se procederá a cursar su baja en Seguridad Social, por lo que durante este periodo no cotizará por cuantía alguna.

En este sentido el tiempo de excedencia, salvo en los casos que así lo determine la ley, no se computarán a efectos de tiempo trabajado para el correspondiente cálculo de la indemnización por despido STSJ Castilla-La Mancha 4/2/2005, STS 26/6/1998 y 12/3/2003 .

Derechos del trabajador

El trabajador excedente conserva sólo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa.

En virtud de la S.T.S. 21-12 2000 (RJ 2001/1868), la negativa empresarial al reingreso con voluntad inequívoca de impedir aquél en momento alguno, es decir, sin justificación razonable, constituye despido y por tanto el cauce procesal para reclamar. Esta es la doctrina jurisprudencial recogida entre otras en las SSTS de 19 de octubre 1994, RJ 1994/8254 y 22 de octubre 1997, RJ 1997/7548, que cuando el trabajador en excedencia solicita el reingreso y la empresa no contesta su petición, o la rechaza pretextando falta de vacantes, o circunstancias análogas que no suponen el desconocimiento del vínculo existente entre las partes, el trabajador podrá ejercitar la acción de reingreso, mientras que cuando se produce una negativa rotunda e inequívoca, que implica el rechazo de la existencia de relación entre las partes, esta negativa no es ya únicamente un desconocimiento del derecho a la reincorporación, sino rechazo de la existencia de algún vínculo entre las partes, y la acción que debe ser ejercitada, frente a ella es la de despido.

La situación de excedencia podrá extenderse a otros supuestos colectivamente acordados, con el régimen y los efectos que allí se prevean.

Derechos del empleador

Existen ciertos beneficios o incentivos a los contratos de interinidad para suplir excedencias para cuidado de hijo o de familiar que pueden resultar atractivos para las empresas que se encuentren en estos supuestos.

Los contratos de interinidad que se celebren para sustituir al trabajador que esté en la situación de excedencia para atender al cuidado de hijo o de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, tendrán derecho a una reducción en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes en las cuantías que se especifican a continuación, cuando dichos contratos se celebren con beneficiarios de prestaciones por desempleo, de nivel contributivo o asistencial, que lleven más de un año como perceptores:

  • 95 por 100 durante el primer año de excedencia del trabajador que se sustituye
  • 60 por 100 durante el segundo año de excedencia del trabajador que se sustituye
  • 50 por 100 durante el tercer año de excedencia del trabajador que se sustituye

Los citados beneficios no serán de aplicación a las contrataciones que afecten al cónyuge, ascendientes, descendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive, del empresario o de quienes ostenten cargos de dirección o sean miembros de los órganos de administración de las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad y las que se produzcan con estos últimos y los contratos celebrados por las Administraciones públicas y sus Organismos autónomos.

Cambiando de tercio, en materia de prevención de ciertas prácticas abusivas que puedan acaecer, la S.T.S.J. Andalucía, Málaga 26-04-2002 (AS 2621) considera como despido procedente por transgresión de la buena fe contractual de un cocinero, al realizar competencia desleal cuando disfrutaba de una excedencia voluntaria.

Del mismo modo podemos catalogar como derecho de la empresa y, consecuentemente, obligación del trabajador la obligación de éste de preavisar con un mes de antelación a la finalización del período de excedencia su deseo de reincorporarse. En virtud de la STS 18 septiembre 2002, Rec. 316/2002 se establece que el incumplimiento del plazo de preaviso, para el reingreso, por parte del trabajador en excedencia voluntaria, acarrea la pérdida del derecho al reingreso.

Jurisprudencia

Como comentábamos anteriormente durante este interin, periodo que se extiende la excedencia, queda extinguida su relación laboral, es decir, no se considera la relación en suspenso, sino que tiene efectos extintivos y solo existe un derecho preferente al reingreso y un correlativo deber del empleador, finalizado el periodo de excedencia, de incorporar al trabajador excedente si éste decide solicitar la reincorporación y existen vacantes de igual o similar categoría a la suya. Este hecho es sustancial para el propio funcionamiento de la empresa concedente, ya que en caso contrario, podría encontrase con dos trabajadores realizando unas mismas funciones.

Al respecto, la jurisprudencia en las resoluciones que ha tenido oportunidad de dictar a tal efecto, considera que el excedente voluntario sólo cuenta con un derecho potencial o expectante STS 14/2/2006 «condicionado a la existencia de una vacante adecuada, que pudiera existir en la empresa en el momento de solicitar el reingreso.»

El Supremo considera ajustado a derecho en este caso particular « que el empresario, que no tenia obligación de conservar el puesto de trabajo ocupado por el excedente voluntario, amortizara la plaza al haber reasignado las funciones desempeñadas por aquél entre otros trabajadores de la plantilla. Este hecho «constituye un ejercicio lícito y correcto de las facultades de dirección y organización del trabajo sin que en ningún momento desconociera el derecho del trabajador a ocupar una eventual futura vacante.»

Otras resoluciones pueden ofrecernos luz al respecto y que pasamos a considerar:

Existe una obligación de la empresa de reincorporar al excedente voluntario STSJ Madrid 28/2/2006, cuya demora puede ser considerada fraudulenta y por la cual el trabajador tenga derecho a percibir una indemnización por daños y perjuicios de los salarios dejados de percibir desde la conciliación administrativa, así como el reconocimiento del cómputo de la antigüedad a todos los efectos desde la misma fecha STS de 6/10/2005. Esta misma sentencia considera que la carga de probar la inexistencia de vacante para la reincorporación del excedente recae sobre el empleador, asumiendo éste los efectos desfavorables de su falta probatoria.

La empresa no tiene obligación de reincorporar al trabajador excedente con anterioridad a la finalización del plazo concedido de excedencia, ni siquiera en los casos en los cuales el trabajador se encuentre en situación de desempleo al haber perdido un puesto de trabajo obtenido durante la excedencia STS de 29/12/2004. En estos casos el trabajador tendrá derecho a percibir las prestaciones por desempleo que le correspondan según los períodos cotizados, a cuya sede nos remitimos.

El trabajador en activo cuenta con preferencia al excedente para cubrir una vacante que se produce por traslado o promoción STSJ Extremadura, 2/4/2004 y STSJ Madrid de 25 de noviembre 2004. En la STSJ Extremadura, de 2 de abril 2004, AS 2004/2088 y STSJ Madrid de 25 de noviembre 2004, AS 2004/2017 se desestima el reingreso tras excedencia voluntaria por existencia de derecho preferente. El trabajador en excedencia tiene preferencia sobre el de nueva contratación para ocupar una plaza vacante, pero el personal en activo tiene preferencia sobre el excedente para cubrir una concreta plaza vacante (por traslado o promoción) al excedente, (relacionadas con el derecho preferente de los trabajadores en activo, SSTS de 17 de octubre 1984, RJ 1984/5288. 26 de junio 1986, RJ 1986/3744 y STS de 21 de abril 1986, RJ 1986/2213. No existe una interpretación jurisprudencial consolidada en este punto, pues el Tribunal Supremo ha indicado que para que el reingreso del excedente se produzca es preciso que exista una vacante idónea por inexistencia de derecho de ascenso, también ha esgrimido el hecho de que se hubiesen cubierto plazas mediante promoción interna como prueba del hecho de que existía tal vacante, así, SSTS de 2 de julio 1985, RJ 1985/3663 y de 29 de febrero 1988, RJ 1988/964.Lo que resulta claro es que será la empresa quien deberá aportar la prueba de que la cobertura de la vacante sobre la que el excedente reclama el reconocimiento de su derecho al reingreso se ha efectuado con trabajadores con derecho preferente.

Según la STSJ Baleares de 15 de julio 2004, JUR 2004/55495 el trabajador que solicita el reingreso en la empresa, tras disfrute de excedencia voluntaria, le es denegado su derecho por no existir vacante. En este sentido habiendo procedido la empresa demandada «de facto» a amortizar una plaza después de que el actor hubiera solicitado el reingreso. El tribunal estima el recurso del trabajador ya que la doctrina jurisprudencial niega a la empresa la facultad de amortizar vacantes al margen de las prescripciones legales oportunas cuando está pendiente el reingreso de un excedente voluntario SSTS de 22 de enero 1987, RJ 1987/108. 16 de marzo de 1987, RJ 1987/1618. 29 de febrero de 1988, RJ 1988/964 y 5 de mayo de 1997, RJ 1997/3652.

En la STSJ Cantabria de 30 de junio 2004. JUR 2004/210780 establece que constituye despido improcedente, y no abandono o desistimiento del art. 49.1.d) ET por parte del trabajador, la no readmisión por la empresa tras el disfrute de excedencia voluntaria cuando el trabajador no solicita con anterioridad a su finalización el reingreso en la empresa, pero se persona al día siguiente de su finalización en su puesto de trabajo. Aunque la jurisprudencia del TS ha declarado que el trabajador en situación de excedencia voluntaria tiene la obligación de solicitar, con anterioridad a finalizar el tiempo por el que le fue concedida, su reingreso, pues, de no hacerlo así, se viene a estar en presencia de un decaimiento o abandono de su derecho (SSTS 21 de abril 1986, RJ 1986/2213. 23 de abril 1986, RJ 1986/2231. 17 de junio 1986, RJ 1986S/4174. 28 de febrero 1987, RJ 1987/1137. 1 de junio 1987, RJ 1987/4086. 12 de mayo 1988, RJ 1988/3617 entre otras), parece desproporcionado anudar la inobservancia del preaviso de solicitud de reingreso a la pérdida de la opción al reingreso, cuando esta no era conocida por el trabajador, al no haber sido fijado plazo alguno en norma legal o convencional. STSJ Castilla y León, Valladolid, de 26 de abril 2004, AS 2004/1553. Entiende el órgano jurisdiccional que no hay prórroga y por tanto finaliza la excedencia voluntaria que venia disfrutando el trabajador, cuando la empresa no contesta a la solicitud del mismo, y, este ni reclama ni se reincorpora. Se extingue el contrato por dimisión del trabajador, supuesto de extinción recogido en el art. 49.1.d) ET. Por tanto no constituye despido la no readmisión cuando el contrato ya está extinguido.

En sentencia reciente del TSJ Cataluña de 24 de noviembre 2003, AS 2003/4183 el trabajador en excedencia voluntaria que solicita el reingreso antes del transcurso del plazo convenido, habiendo quedado vacante su puesto de trabajo por quien lo ocupaba. Al respecto dice la sentencia que no hay obligación de la empresa, pues el convenio colectivo no contempla la reincorporación ante tempus, ni existe pacto individual entre las partes en este sentido. Ver también SSTS de 23 de abril de 1986, RJ 1986/2231 y de 9 de diciembre de 1993, RJ 1993/9763.

En materia de prórroga del período de excedencia la STS de 11 de diciembre 2003, RJ 2003/9528, el trabajador que solicita a la empresa prórroga de la excedencia voluntaria que viene disfrutando, basándose en que mientras no se sobrepase el plazo máximo de cinco años, tiene derecho a obtener la prórroga de una situación de excedencia concedida por período inferior. Resuelve el TS que no existe tal derecho en base a que el art.46.2 ET reconoce el derecho a una excedencia cuyo período es de libre elección por él, pero no permiten aceptar que una vez elegido dicho período pueda ser alterado de forma unilateral por el propio trabajador sin tener en cuenta para nada los intereses de la empresa.

Conclusiones

La excedencia como derecho expectante del trabajador cumple diversas funciones de carácter social, económica y cultural de importante que no debemos desconocer.

Con ella además de pretenderse en ciertos casos potenciar la conciliación laboral y familiar, se otorga carta de naturaleza al derecho a la formación continua de los trabajadores en activo, que tras la concesión de la excedencia, pasarían a ostentar tan sólo un derecho latente de reingreso tras haber agotado el plazo inicial acordado de excedencia.


Puede conocer más información en materia laboral, mercantil o tributaria en nuestra sección de boletines.


Edición: Julio 2011
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados